como montar un restaurante

Como montar un restaurante sin morir en el intento

¿Como montar un restaurante? Esta es la pregunta que a menudo nos hacen, y como asesoría gastronómica sabemos que la respuesta siempre es más compleja de lo que parece.

Montar un restaurante es algo que se le ha ocurrido por lo menos una vez en la vida a todos los amantes de la gastronomía y a los cocinillas. ¿Pero montar un restaurante es algo tan fácil como cocinar en casa o para tus amigos?

Si te estas haciendo esta pregunta ya estas en el sitio correcto. Y más preguntas van a venir.

¿Cuales son las cosas a tener en cuenta antes de todo para montar un restaurante?

 

1. Saber gestionar una cocina

Es obvio, sin cocina no hay restaurante ni negocio en el campo de la restauración alguno. La gestión profesional de la cocina es lo primero en que hay que pensar a la hora de montar un restaurante. Muchas actividades se mueren en su primer año porque no tienen el equipo adecuado de cocina, no saben gestionar las compras y el stock, no tienen un chef a la altura de un desarrollo inteligente del menú y van sobre la marcha.
Programar y gestionar bien lo que va a pasar en la cocina, con la ayuda de una buena asesoría gastronómica, es fundamental para no morir en el intento.

 

2. Saber cómo queremos nuestra cocina profesional

Siempre hay dos opciones: montar una cocina nueva o adecuar una cocina preexistente, pero en ambos casos hay que tener claro cómo vamos a usarla y que necesitamos a norma de ley.
Teniendo el conocimiento previo se pueden hacer muchas adaptaciones en base al presupuesto del emprendedor.

 

3. Saber diseñar nuestra carta

A la hora de montar un restaurante de éxito otro factor fundamental es diseñar una carta donde los platos tengan una identidad.
No se trata solo de la gestión de escandallos, hay que saber qué identidad culinaria darle a la carta. ¿Queremos servir una cocina tradicional o nos queremos ir hacia las nuevas tendencias? ¿Preferimos una cocina creativa de autor? ¿Vamos a ser capaces de tener platos originales con su ficha técnica? ¿Qué equipo de cocina vamos a necesitar para que esto se implemente?
Todas estas preguntas son fundamentales para diferenciarse de la competencia y para destacar en mundo cada día más competitivo.

 

4. Tener clara la gestión del inventario

El descontrol del inventario es unos de los problemas más frecuentes en la gestión de un restaurante. De hecho, en general en todas las actividades de empresa, saber disponer de los recursos adecuados en materia y en equipos humanos es una de las tareas más complicadas. De hecho la gestión del recurso, es la verdadera tarea de la gestión de un restaurante. Saber gestionar la cocina ya es responsabilidad del chef, si es que lo hay.
¿Tienes un software para la gestión del stock y del almacén o solo lo estas imaginando? Una gestión inexacta del inventario puede ocasionar gastos inútiles, provocar pérdidas en la caja que no corresponden a ningún beneficio. Muchas veces se necesita un asesor gastronómico para saber gestionar almacenes o cámaras, productos en buen estado y los que se tienen que usar porque están a punto de caducar.

 

5. Ser conscientes del papel de la presencia on-line

A la hora de montar un restaurante no solo vamos a necesitar una buena cocina, un ambiente guapo y acogedor, una carta que le satisface a los clientes, también necesitaremos una página web guapa con una buena fotografía gastronómica.
Si queremos que los clientes potenciales se acerquen tienen que ver y percibir lo que cocinamos, llegar con ganas, una buena fotografía va jugar un papel fundamental en todo esto. De la misma manera las opiniones que nos dejaran y la presencia de una carta con precios bien claros.
Pero lo más importante va a ser trasmitir quien somos, que hacemos, porque nuestra cocina es algo a probar.
Puede que nuestro objetivo sea ser un buen bar de barrio, familiar y cercano con comida de calidad, puede que deseemos hacernos referentes en cocina ecológica o que prefiramos difundir los platos tradicionales del territorio.